Manual de producción de semillas


Página Inicio
===============
Nuestra Historia
===============
Nuestra Misión
===============
Manual de Semillas
===============
Programas
===============
Participa
===============
Nuestros Socios
===============
Noticias, Proyectos
1. Artículos y documentos
2. Donación de semillas de Kokopelli
3. Enlaces
4. Galerías de fotos
5. Historias de éxito
6. Manual de producción de semillas
7. Noticias
===============
Contáctanos

Abónate a la lista de Correo Electrónico Fundación Semillas Kokopelli
Para ponerte al día

     


Melones

Clasificación botánica

El melón, Cucumis melo, forma parte de la familia de las Cucurbitaceae y de la tribu de las Melothrieae. El género Cucumis comprende alrededor de
38 especies conocidas.

Existe un cierto número de tipos de melón y su clasificación varía en función de los autores.

Foto. "Petit gris de Rennes" de Francia.

A continuación damos una clasificación, generalmente aceptada, que es la de Naudin y que data de 1859:

1. Melones del grupo Chito. Son los melones de la talla de un gran albaricoque o de una naranja. Son utilizados en las ensaladas de fruta o en conservas, confituras y mermeladas. Se llaman igualmente "melón-melocotón” o “melón-mango”.

2. melones del grupo Reticulatus. Son los melones bordados.

3. melones del grupo Flexuosus. Son los melones-serpientes llamados igualmente pepinos armenios.

4. melones del grupo Inodorus. Son los melones de invierno que se conservan durante meses.

5. melones del grupo Cantalupensis. Son los melones cantalupes.

6. melones del grupo Conomon. Son llamados igualmente “melón-thé”, “melón para confitar”, “Tsa Gwa”... Éstos son cortados en rodajas y utilizados para condimentar la carne, el pescado, Las ensaladas y las sopas. Los frutos maduros o inmaduros pueden ser confitados con azúcar, con miso... En Japón, el “nara-zuke” constituye una de las confituras de melones más renombradas y onerosas.

7. Melones del grupo Dudaim. Son pequeños melones que tienen un sabor muy almizclado y que a veces son utilizados en conservas. Son utilizados sobre todo por sus propiedades aromáticas.

8. Melones del grupo Saccharinus. Son los melones azucarados.

9. Melones del grupo Erythraeus. El fruto, de la talla de una naranja y de color escarlata, no es comestible.

10. Melones del grupo Agrestis. Son los melones salvajes o subespontáneos que se encuentran en Asia y en África.

Nutrición

Según la obra “La pharmacopée marocaine traditionnelle”, (la farmacopea marroquí tradicional) “las semillas contienen una globulina y una glutelina, ambas ricas en ciertos aminoácidos; fitina, un aceite graso (27 %) conteniendo glicéridos de los ácidos linoléico, oleico, palmítico, esteárico. La pulpa contiene ácido cítrico, caroteno, una proteasa, una carboxilasa pirúvica. En la raíz se ha detectado una sustancia emética, la melonemetina.”

Foto. "Jenny Lind" de USA.

En Marrakech, las semillas de melón son machacadas en un mortero con agua y un poco de agua de azahar ( flor del naranjo) confeccionar una bebida refrescante filtrando la mezcla a través de un tul. Esta bebida es conocida también en Fes con el nombre de “zerri’a” que significa “semillas”.

Consejos de jardinería

Se aconseja sembrar los melones, en semillero, de 6 a 8 semanas antes del periodo de trasplante. En ciertas regiones de Francia, pueden ser sembradas directamente en el lugar.

Foto. "Vert Olive d'Hiver" de Francia.

Polinización

El melón es una planta monoica, es decir portadora de flores macho y hembra en la misma planta en lugares diferentes. Ella puede ser autofecundada: una flor hembra puede ser fecundada por el polen proveniente de una flor macho de la misma planta.

Sin embargo, las fecundaciones cruzadas son predominantes: la flor hembra es fertilizada por el polen proveniente de diferentes plantas de la misma variedad o de otra variedad.

Los insectos son el principal el principal vector de esas fecundaciones cruzadas. En función de las regiones y los entornos, la distancia de aislamiento aconsejada entre dos variedades de melones varía de 400 metros a 1 kilómetro. Ciertos productores de semillas diseminan en los alrededores de sus campos de melones ruches panales de abejas para una polinización óptima.

Las variedades de melón de diferentes grupos (cantalupes, bordados, de invierno...) se hibridan naturalmente entre ellas. Es importante tomar en consideración la especie: Todas las variedades de Cucumis melo se hibridarán entre ellas cualquiera que sea el grupo al que estas variedades pertenezcan. Por el contrario, no hay hibridación natural posible con Cucumis sativus, Cucumis dipsaceus, Cucumis anguria...

Foto. "Noir des Carmes" de Francia.

Según Suzanne Ashworth, el melón es la especie de cucurbitacea más frustrante para los salvadores de semillas. La polinización manual no es de las más fáciles porque las flores del melón son muy pequeñas y porque el 80 % de las flores hembras abortan naturalmente. Siendo la polinización aún menos eficaz que la polinización por los insectos, no hay que esperar obtener más del 10 ó 15% de éxito.

La técnica de polinización manual, cuando se tienen diversas variedades de melón en el mismo jardín es la misma que para las calabazas.

Ésta consiste en ligar por la tarde las flores macho y hembra que se abrirán al día siguiente por la mañana. La ligadura se efectúa en la extremidad de la flor. Nosotros utilizamos simplemente cinta adhesiva de la que se utiliza para proteger los bordes de los marcos en los trabajos de pintura. Es aconsejable ligar dos flores macho por cada flor hembra que haya que polinizar.

Por la mañana las flores macho son recogidas, liberadas de su ligadura y su pétalos son quitados. La cinta adhesiva de la flor hembra es seguidamente quitada con cuidado. Si una u otra flor, una vez liberada de la ligadura, no se abre totalmente y naturalmente, es que no está “madura”: por lo tanto no podemos utilizarla para el proceso de polinización manual.

La polinización es efectuada embadurnando el polen de las flores macho sobre el estigma de la flor hembra. Hay que ser muy vigilante porque ocurre a veces que aterriza una abeja en medio del proceso de fecundación. Éste último debe entonces ser abandonado a causa de la intrusión de polen extranjero.

Cuando la polinización se efectúa correctamente, hay que volver a cerrar con cuidado la flor hembra rodeándola delicadamente de cinta adhesiva. No hay que olvidar fijar, a continuación, cordel hortícola alrededor del pedúnculo de la flor polinizada para poder reconocer fácilmente, al final de la estación, los frutos que habrán sido polinizados manualmente. El lazo debe ser bastante flojo para permitir que el pedúnculo crezca sin problemas.

Se aconseja efectuar esta polinización manual lo más pronto posible. En efecto las polinizaciones manuales efectuadas al final de la mañana, en la estación de mucho calor tienen pocas probabilidades de ser coronadas de éxito en la medida en que el polen se haya calentado y fermentado y no sea ya viable.

No es siempre fácil determinar con certeza las flores de melón que están a punto de abrirse. Es un proceso que exige mucha perspicacia y una gran paciencia. Nosotros aconsejamos a los principiantes el ejercitarse, en esas técnicas de polinización manual, empezando por las calabazas.

Los jardineros que deseen producir sus propias semillas pueden sin problema cultivar juntas una variedad de pepino (Cucumis sativus), una variedad de melón (Cucumis melo), una variedad de sandía (Citrullus lanatus). Estas plantas no pueden hibridarse mutuamente.

Por el contrario, investigaciones recientes tienden a confirmar que puede haber polinizaciones cruzadas entre el melón y el kiwano (Cucumis metulliferus). Nosotros no podemos certificar que esos riesgos de hibridación prevalezcan realmente en los jardines.

Para una producción de semillas beneficiándose de una buena diversidad genética, se recomienda cultivar como mínimo 6 plantas de cada variedad de melón. Lo ideal es cultivar una docena de éstas o, mejor aún, una veintena si el espacio en el jardín lo permite.


Producción de las semillas

No es necesario hacer fermentar las semillas de melón a fin de facilitar su limpieza. La técnica más simple que podemos utilizar es la siguiente: Se cortan los frutos en dos y con una cuchara se agita vigorosamente todo el contenido de la cavidad central: pulpa, semillas y jugo.


Ese removido va a despegar totalmente las semillas de la pulpa que las rodea. Basta entonces con inclinar la mitad del fruto, y por medio de la cuchara que hace de obstrucción parcialmente, dejar "deslizarse" sólo las semillas en un recipiente. Las semillas son entonces lavadas con agua abundante en un colador de malla fina y puestas a secar enseguida.


Los frutos muy maduros pueden dar hasta un 10% más de semillas viables. Pero éstos ya no son consumibles. Las semillas de melón tienen una duración germinativa de 5 años. Ellas pueden, no obstante, conservar una facultad germinativa hasta de 10 años y más, a saber a veces hasta de 20 años.

Encontramos de 30 a 40 semillas por gramo según las variedades.

Los antiguos jardineros de los siglos XVIII y XIX preferían sembrar viejas semillas de melón, ¡al parecer semillas que databan de 4 a 10 años! Se suponía que esas semillas producían plantas de menos expansión y con frutos más perfumados.