Manual de producción de semillas


Página Inicio
===============
Nuestra Historia
===============
Nuestra Misión
===============
Manual de Semillas
===============
Programas
===============
Participa
===============
Nuestros Socios
===============
Noticias, Proyectos
1. Artículos y documentos
2. Donación de semillas de Kokopelli
3. Enlaces
4. Galerías de fotos
5. Historias de éxito
6. Manual de producción de semillas
7. Noticias
===============
Contáctanos

Abónate a la lista de Correo Electrónico Fundación Semillas Kokopelli
Para ponerte al día

     


Girasol

Clasificación botánica

El Girasol, Helianthus annuus, forma parte de la Familia de las Asteraceae y de la Tribu de las Heliantheae. El género Helianthus comprende 67 especies conocidas.


Historia

La historia del girasol no empieza en Rusia, así como algunas personas lo piensan todavía, sino en América, en un pasado muy lejano, cuando las gentes amerindias descubrieron que las semillas de girasol eran muy nutritivas.

A raíz del redescubrimiento de América esta planta viajó hacia Europa y despertó mucha curiosidad debido a su gran tamaño. El girasol se volvió entonces uno de elementos esenciales de la agricultura en Rusia. El Girasol, Helianthus annuus (del griego Helios - sol- y Anthos - flor) es una de las 67 especies del género Helianthus. Linnée la bautizó " annuus", es decir anual, porque en su época sólo se conocía esta especie anual de Helianthus.

Los botánicos consideran que existen ahora una docena de especies anuales de Helianthus. Todas las demás especies son vivaces y algunas son usadas como ornamentales (por ejemplo, Helianthus maximiliani). Una sola especie vivaz es utilizada como alimento: es el topinambo, Helianthus tuberosus, que a veces es llamada la alcachofa de Jerusalén, pero que no es una alcachofa ni es de Jerusalén. La mayoría de las species de Helianthus son originarias de América del norte.

Existen, sin embargo, algunas especies en América del sur que son especies breñosas y a veces arborescentes. Dentro de la especie Helianthus annuus, llamada girasol, podemos considerar tres grupos distintos:

* Plantas muy ramificadas que crecen en estado salvaje y que, a veces, recubren miles de hectáreas en América del norte, particularmente en regiones del oeste.

* Cultivares no ramificados, con grandes inflorescencias y gruesas semillas, desarrollados desde hace siglos para alimentación. El tamaño de las plantas puede alcanzar 6 metros y el diámetro de las inflorescencias puede alcanzar 80 cm. Los granos de ciertas variedades de girasol gigante pueden alcanzar 2,5 cm. de longitud.

* Cultivares, a menudo muy ramificados, utilizados con fines ornamentales cuyas flores coloreadas son de colores muy variados: amarillo limón, marrón, rojo, castaño... las flores pueden ser simples o dobles.

Es bastante difícil determinar exactamente el origen del uso del girasol entre los amerindios en la medida en que las semillas son mucho más frágiles que las semillas del maíz que, una vez seco, pueden conservarse durante milenios. Los investigadores han descubierto, sin embargo, granos dispersos en los sitios arqueológicos de América del norte y de Centroamérica. Las narraciones de los primeros exploradores nos permiten valorizar, no obstante, que el girasol fue considerado como una planta mayor por numerosos pueblos amerindios.

En el aspecto medicinal, los Zunis lo utilizaban para las mordeduras de serpiente cascabel; los Dakota lo utilizaban para los dolores de pecho; el Pawnees lo integraron a las recetas para el embarazo para que el recién nacido creciera de forma saludable; los Cochitis utilizaban el jugo fresco de los tallos para curar las heridas.

Ciertos pueblos, como los Hopis, tenían acceso a ciertos cultivares, cuyas semillas de color violeta proporcionaban un tinte para su ropa y cestería. En el plano de la alimentación, el girasol fue considerado como esencial y se preparaban pequeñas galletas que uno podía mordisquear para aliviar la fatiga instantáneamente.

Para ciertos pueblos el girasol era pues la comida por excelencia del guerrero. En el plano de los rituales, el girasol era igualmente un elemento esencial de la vida religiosa. Los Hopis se adornaban con pelo con girasoles durante las ceremonias religiosas.

Es, por ejemplo, un elemento de la cosmogonía de los Onondagas, junto con los frijoles, las calabazas y los diversos tipos de maíz. Se han encontrado esculturas de girasoles en madera en los sitios arqueológicos de Arizona.

Nutrición

Las semillas de Girasol contienen de 20 a 25% de proteínas. Esta proteína es relativamente bien equilibrada, en cuanto a su composición en aminoácidos y es especialmente rica en isoleucina y triptófano, dos aminoácidos esenciales. Por el contrario es pobre en lisina, como sucede con el maíz; y a diferencia de la proteína de la soja, que tiene un alto contenido de este aminoácido. Tiene, no obstante, la ventaja de poseer una buena proporción de metionina y cistina, dos aminoácidos, poco abundantes en ambos: el maíz y la soja.

Las semillas de Girasol también contienen mucho hierro, calcio, fósforo, sodio y potasio, vitaminas del grupo B (tiamina, riboflavina y niacina), beta-caroteno (precursor de la vitamina A) y vitamina de E (tocoferoles). Entre todos los aceites vegetales, el de Girasol posee el más alto contenido en alfa-tocoferol, la forma más activa de la vitamina E.

Los pétalos del Girasol constituyen una buena fuente de dos de los aminoácidos presentes en las sustancias alimenticias, la valina y la isoleucina.

Consejos de jardinería

Es aconsejable no sembrar los girasoles hasta después de las últimas heladas. También se pueden sembrar en semilleros (un poco antes del trasplante a causa de su rápido crecimiento) con tal de que las macetas sean en turba ya que los girasoles no aprecian demasiado que su sistema de raíces sea perturbado. También hay que tener cuidado con las babosas que son excesivamente golosas de las plántulas jóvenes de girasol. Es aconsejable sembrar los girasoles en un suelo rico y separar los otros cultivos a un buen metro de distancia porque los girasoles impiden el desarrollo harmonioso de otras plantas cercanas.

Polinización

La inflorescencia del Girasol es una cabezuela compuesta de dos tipos de flores llamadas "flósculos" : los flósculos periféricos, que son ligulados y unisexuales y los flósculos del disco que son tubulares y hermafroditas. El número de flósculos tubulares puede variar desde algunas centenas a ocho mil. Estos flósculos están abiertos generalmente durante dos días. Durante el primer día las anteras liberan el polen y durante el segundo día emerge el estigma, se abren sus dos lóbulos y se vuelven receptivos a su propio polen permaneciendo al mismo tiempo fuera del alcance de éste.

Aunque numerosas flores de la familia de las Asteráceas son autofecundas, el Girasol raramente lo es. Por consiguiente, las flores sólo pueden ser fecundadas gracias a la visita de los insectos (abejas, abejorros...) que traen el polen externo. Si las variables climáticas son tales que ningún insecto viene a visitar el flósculo, el estigma se enrolla entonces para entrar en contacto con su propio polen. En ese caso el proceso de fecundación raramente tendrá éxito.

Algunas variedades de Girasol son auto compatibles: el flósculo puede ser fecundado por el polen emanando de otro flósculo de la misma inflorescencia. Otras variedades son auto incompatibles: los flósculos sólo pueden ser fecundados por el polen emanando de otra planta.

Para que todos los flósculos de una inflorescencia de girasol se abran se requieren de cinco a diez días, generalmente. Una inflorescencia típica, en pleno periodo de polinización, se presenta como sigue : en primer lugar están los flósculos secos que en su mayor parte habrán sido fecundados; a continuación, un anillo de flósculos cuyo estigma es receptivo; luego, un anillo de flósculos que están en proceso de liberar su polen; y después, hacia el centro, las inflorescencias que aún no se han abierto.

Es necesario aislar las variedades a fin de conservar la pureza varietal. Este aislamiento puede variar de 700 metros a algunos kilómetros en función, en primer lugar, del tamaño de las poblaciones de Girasoles cultivadas en la región, según la topografía del lugar y del radio de acción de los insectos polinizadores. En general se considera que las abejas pueden transportar el polen de girasol hasta una distancia de 5 Km. Existen también posibilidades de hibridación natural con el topinambo cuyos brotes son abundantes en ciertas regiones de Francia. Se puede igualmente efectuar una polinización manual. El proceso es relativamente sencillo. Es necesario aislar cada inflorescencia en un saco de papel kraft muy fuerte e impermeable antes de que empiecen a abrirse los flósculos tubulares. A continuación, cada día, durante los cinco a diez días que dura la “floración” de las inflorescencias, hay que quitar los sacos de papel de dos en dos. Las dos flores que son liberadas de su saco, deben ser frotadas una contra la otra delicadamente y protegidas de nuevo introduciéndolas otra vez en su saco. Es esencial vigilar, durante el proceso de polinización manual, para que no venga a libar ningún insecto, abeja, abejorro o mosca, trayendo polen extranjero.

Producción de semillas

Cuando la inflorescencia del Girasol es totalmente fecundada, es decir cuando está llena de semillas y los pétalos empiezan a caer, puede cortarse de la planta y puede ponerse para secar en un lugar protegido, con las semillas giradas hacia arriba para evitar cualquier fermentación. Los pájaros adoran las semillas de Girasol y es muy difícil atraparlos porque empiezan a devorarlas mucho antes de que estén completamente secas y de que caigan por sí mismas de la inflorescencia.

La atracción por los girasoles que sienten los alionines, los jilgueros, los arrendajos azules, y toda la gente alada, es completamente irresistible y ellos no dudan en entrar en las moradas para apoderarse de las preciosas semillas proteínicas. Cuando las inflorescencias empiezan a secarse, podemos quitar las semillas frotando bastante fuerte con las manos. Para limpiar un gran número de inflorescencias, podemos elaborar un tamiz con una malla metálica de 2 cm. por 2 cm. fijado a una caja de madera o más simplemente sobre un cubo de plástico que sujetamos entre las dos rodillas. Es suficiente, entonces, frotar las inflorescencias contra la malla metálica para que las semillas caigan en el recipiente.

Es necesario, la mayoría de las veces, continuar el secado de las semillas sobre una estantería o sobre un tamiz, en un lugar seco y al abrigo de la luz solar directa, y removiéndolas todos los días. La prueba de secado definitiva es la siguiente: tomamos una semilla entre el pulgar y el índice e intentamos doblarla; si se dobla es que las semillas aún no están completamente secas. Si se parte en dos es que las semillas están bien secas y podemos entonces almacenarlas en un recipiente. Las semillas de Girasol, conservadas en condiciones buenas, conservan su capacidad germinativa durante siete años.

Creación varietal

El número de variedades de girasol, que uno encuentra, hoy en día, en los catálogos, permiten al jardinero aficionado jugar muy fácilmente a crear sus propias variedades si éste así lo desea. El Girasol es una de las plantas más fáciles de cruzar y el único equipo necesario consiste en sacos fuertes de papel kraft.

El proceso de ensacar las inflorescencias es el mismo que hemos descrito anteriormente, a diferencia que, las inflorescencias que vamos a poner en contacto, pertenecen a variedades diferentes.

Imaginemos que queremos cruzar una flor de Velvet Queen con una flor de Tigers Eye. Si las dos variedades crecen próximas una de otra, basta con quitar la bolsa de cada una de las flores, frotarlas delicadamente una contra la otra y encerrarlas de nuevo en sus sacos.

Cuando las dos variedades están distantes en el jardín, podemos recoger el polen de una de las flores con unas pinzas pequeñas o un pincel y cubrir delicadamente algunas decenas de inflorescencias de la otra flor, o bien cortar la primera flor para después frotarla delicadamente sobre la segunda flor. Para resumir: el proceso de polinización manual es muy simple a condición de que se respeten los tres principios siguientes:

1. Toda polinización manual puede lograrse sólo a partir de las inflorescencias que fueron “ensacadas” antes de que se abrieran las primeras flores.

2. Toda intrusión de un insecto polinizador durante el proceso de polinización manual o en el interior de una saco mal cerrado hace fracasar la experiencia o al menos agrega el parámetro del polen desconocido.

3. Los sacos de papel kraft deben ser totalmente reemplazados después de una lluvia fuerte, que podría romperlos, y esto durante todo el periodo (de cinco a diez días) durante el cual las inflorescencias son receptivas.

Podemos igualmente cruzar cualquier variedad de Girasol, Hélianthus annuus, con un cierto número de especies del género Helianthus. De esta manera, se pueden conseguir algunos cruces fecundos con Helianthus debilis (del que se conoce una variedad con el nombre de Italiano blanco o Vainilla), Helianthus hirsutus, Helianthus strumosus, Helianthus tuberosus (los topinambos), Helianthus maximiliani, Helianthus decapetalus, Helianthus angustifolius, Helianthus giganteus, Helianthus anomalus, Helianthus argophyllus, Helianthus bolanderi, Helianthus neglectus, Helianthus niveus, Helianthus paradoxus, Helianthus petiolaris y Helianthus praecox.

También se puede orientar la selección de una variedad según tal o tal criterio. Imaginemos un jardín de Girasoles Velvet Queen del cual una de las plantas manifiesta una variación de colorido muy interesante. Es suficiente entonces ensacar dos de las flores de esta planta, antes de que se abran las inflorescencias y de efectuar una polinización cruzada. Sin embargo la polinización sólo será coronada de éxito si la planta es autocompatible.

Por supuesto, este tipo de selección sólopuede ser realizada con variedades cuyas plantasson portadoras de numerosas inflorescencias:Velvet Queen, Evening Sun, Gloriosa, Belleza de Otoño, Tigers'Eyes, Lion's Mane...